LA MEJOR RUTA PARA VIAJAR POR MYANMAR Y ALGUNAS CURIOSIDADES DEL PAÍS BIRMANO - Millennial On The Road LA MEJOR RUTA PARA VIAJAR POR MYANMAR Y ALGUNAS CURIOSIDADES DEL PAÍS BIRMANO - Millennial On The Road
img_8874
Travel Viajes

LA MEJOR RUTA PARA VIAJAR POR MYANMAR Y ALGUNAS CURIOSIDADES DEL PAÍS BIRMANO

By on 24 septiembre, 2016

Cuando conozco a alguien y cuento mi historia, una de las primeras preguntas que me hace es: ¿y qué país te ha gustado más de los que llevas? ¡Como si eso fuera fácil algo fácil de elegir! siempre contesto que eso es una pregunta muy difícil…que la respuesta es personal, que depende qué busque el viajero le puedo recomendar un sitio u otro. Y que esa respuesta siempre será una afirmación condicionada a las vivencias de cada uno. Entonces, seguimos hablando de gastronomías, gentes, costumbres y otras cosas que me han llamado la atención de los lugares que he visitado…

Esto era así hasta que visité Myanmar, antigua Birmania, el pasado agosto. Si ahora me preguntan que qué país prefiero como viajera, creo que tengo que contestar que Myanmar. Me ha encantado, me ha emocionado y me ha enseñado cosas (sobre las personas y sobre mí misma) que ningún otro país me ha mostrado. Sé que esto es algo personal y que en gran medida está condicionado a mi experiencia; con todo, en el post de hoy quiero contar porque deberías plantearte tú también visitar Myanmar, qué es lo que más me ha llamado la atención, curiosidades del país y la mejor ruta posible para recorrerlo si no tienes muchos días. Yo hice la mitad de mi viaje con mi novio (por eso a lo mejor también me enamoró tanto Myanmar) y las vivencias fueron distintas a cuando recorres sola un país, no obstante, es un país súper seguro, recomendable para todo tipo de viajero con ganas de aventura -los que busquen lujo y comodidad absténgase desde ya de vivir Myanmar. 


PREPÁRATE BIEN ANTES DE IR

Una de mis recomendaciones a cualquier viajero siempre es: cómprate una guía del país al que vas. Son geniales para prepararte, para documentarte y para orientarte. Mis preferidas son las de Lonely Planet. Y como mochilera, las tengo todas en versión electrónica en el iPhone (disponibles en amazon) para que no me pesen en la mochila.

Además, para Myanmar se necesita visado; se puede gestionar en cualquier embajada (hasta donde sé la más cerca de España es la de París) o en Internet. Rellenas los campos, pagas 50$ y ya tienes visado para recorrer Myanmar durante 28 días. (Si quieres más días tendrás que pedir extensión y creo que es algo complicado).
Nota: Yo gestioné mi visado en Bangkok porque había embajada y me salía a la mitad de precio 😉

 

ALGUNAS CURIOSIDADES BIRMANAS

¿QUÉ LLEVAN EN LA CARA TODA ESTA GENTE?
Antes de llegar a Myanmar, en Tailandia, había visto a personas con la cara coloreada de una pasta amarillenta. Como siempre hago cuando no entiendo algo, pregunté; Pero lo único que alcancé a entender fue que se loimg_8881 ponían porque eran de Myanmar. Cuando llegué a Myanmar y vi que casi el cien por cien de las personas lo llevaba, empecé mis investigaciones.
El THANAKA es una pasta que se hace con la raíz del árbol del mismo nombre y agua. Mujeres, hombres y niños, principalmente de clase baja, se lo ponen sobre la cara (también otras partes del cuerpo) para protegerse del Sol, para tratar afecciones de la piel y por estética. No dudé en ponérmelo yo también cuando el guía con el que hice alguna de las rutas se lo estaba aplicando él y me dijo si yo también quería. Huele bien y no es nada incómodo.

img_8257img_8471
WAIT! HOMBRES CON FALDA?
Así es, y es el LONGYI: Falda característica y típica birmana que usan tanto hombres como mujeres. Sí, parecido a Escocia, los hombres en Birmania visten en su mayoría, solo faldas. Los hombres se la anudan al centro y las mujeres al lado y la visten para trabajar, hacer deporte o visitar cualquier pagoda. Otra vez, es algo más característico de la clase baja, que es lo que únicamente se ve en Myanmar.

Hombres en Mandalay posando con falda

Hombres en Mandalay vistiendo longyi

img_8760

Otor posado con longyi

¿ESO ES UN VAMPIRO?

Cuando llegas a Myanmar enseguida empiezas a observar a hombres que mascan algo y que, como consecuencia, tienen una boca completamente roja: dientes, lengua, encías, todo rojo. No, no son vampiros, ni beben sangre. El macho birmano mastica betel. O lo que es lo mismo, un tabaco hecho a base de la nuez de betel, altamente adictivo, estimulante y que deja la boca de un vampiro a quien lo prueba.
En cada esquina hay un minipuesto en el que venden rollitos de este tabaco hechos a base de betel, especias, algo parecido a la cola, y sabediosquémás, y que tienen un olor muy característico (a mí se me metía en la nariz y acabé realmente cansada de olerlo). Lo puedes comprar y probar por menos de 20 céntimos de euro. Yo, aunque lo pensé, al final, no me atreví.

¡BESOS PARA EL CAMARERO!

En Myanmar eso de ¡camarero! se sustituye por besos al aire. Cada vez que quieres algo, has de llamar al camarero tirándole un beso (o varios hasta que te oye). Haz el amor y no la guerra, ya sabes 😉

AGUA GRATIS EN TODAS LAS ESQUINAS

Algo que valoras mucho cuando eres viajera. En cada esquina hay bidones con agua potable (nada normal por estos lares) para todo el mundo. Para mí, otras de las maneras de reflejar la solidaridad y buenas ganas de compartir de este país.

EL VOLANTE A LA DERECHA PERO CONDUZCO TAMBIÉN POR LA DERECHA

Algo súper desconcertante. La mayoría de los coches -porque muchos lo tienen a la izquierda- tienen el volante a la derecha, sin embargo, y como hacemos en España, conducen por la derecha; esto les reduce la visión conduciendo -otro factor más de riesgo en la conducción ya casi ni cuenta- y te crea todo tipo de confusiones al llegar y no saber por donde caminar en la carretera (las aceras en Myanmar escasean mucho).

Y como estas curiosidades muchas más que te dejo que descubras tú cuando visites el país birmano.

Y ahora sí:

LA MEJOR RUTA PARA RECORRER EL PAÍS BIRMANO

A la hora de planear un viaje, a parte de por la logística y transportes, es importante también pensar en el orden en que se visitan los lugares. Es principalmente importante para la impresión que nos vamos a ir formando del país -y la que nos llevaremos en el corazón-. En Myanmar, me di cuenta que había influido mucho mi idea sobre el país el orden en el que me había ido formando mi representación mental del país y sus gentes. Dicho esto, en Myanmar recomiendo empezar por el norte ¿por qué? porque es la parte del país que casi no recibe turistas (más al norte de Hsipaw está todavía prohibido viajar) y en la que se mantiene más viva su esencia, sus gentes son más auténticas y las tierras están menos exploradas. Si vas directamente a Bagan o Inle Lake te sentirás turista, mientras que si empiezas por el norte tendrás oportunidad de sentirte viajero y explorador de ignotas tierras.

DÍA 1. LLEGADA Y PRIMER CONTACTO: MANDALAY
Más que una ciudad, a mí me pareció pueblo grande. Idealmente se explora en bicicleta. Y aunque no tiene mucho, es perfecto para empezar la exploración del país y empezar a entrar en contacto con su cultura.
Nosotros subimos a Mandalay Hill, son unos 45 minutos de subida (si lo haces a pie) pero las vistas merecen la pena.

Subiendo a Mandalay Hill

Subiendo a Mandalay Hill

Abajo está el buda de mármol -hecho de un solo bloque- más bonito y más grande que he visto en mi vida.

Buddha de mármol

Buddha de mármol

Y quizá lo más bonito de Mandalay fue el Monasterio Shwenandaw, de arquitectura original birmana y con una preciosa decoración tallada.

Monasterio Shwenandaw

Monasterio Shwenandaw

En Mandalay dormimos en Triumph Hotel (caro para la calidad) pero con buen restaurante. En la misma zona hay un restaurante que a mí me gustó llamado a Little bit of Mandalay.

3 DÍAS: HSIPAW Y ALREDEDORES

Para ir de Mandalay a Hsipaw puedes coger un bus o minivan (mejor esto último, mucho más rápido) y en 5-7 horas estar en Hsipaw. La carretera es, al final, bastante curva y ascendente, pero las vistas merecen la pena.

Quizá sea la zona de Hsipaw, lugar de origen de la etnia Shan mi sitio favorito de Myanmar. Hsipaw es un pueblo bastante pequeño que tiene un mercado, varios hoteles de viajeros (nada sofisticado) y un par de agencias que organizan trekkings a la montaña. Nosotros elegimos Mr. Charles, el primero que se inició en el negocio en la zona, e hicimos un trekking de dos días caminando 8 horas cada día. Vimos muchos muchos campos de maíz -todos para exportar a China-, plantaciones de té, y conocimos a la etnia Shan. Los niños más felices y guapos que me he encontrado en mi viaje. Además, tuvimos la suerte de experimentar qué es eso de caminar por tierras encenagadas durante cinco horas debajo de una de las tormentas más grandes jamás vividas, y sobrevivir.
Mucha gente hace rutas de senderismo en Myanmar solo en la zona del lago Inle. Yo recomiendo esta para llevarte una idea diferente de lo que es (y no es) Birmania.

El mejor guía, Jack con el sombrero típico

El mejor guía, Jack, con el sombrero típico

Subiendo y subiendo!

Subiendo y subiendo!

Niños en el camino

Niños en el camino

4 DÍAS: DE HSIPAW A KALAW Y TREKKING HASTA EL LAGO INLE

En lugar de irnos directamente a Inle Lake, decidimos parar antes en el pueblo de Kalaw -12 horas de bus hasta el destino para cubrir 250km-, y hacer un trekking de 3 días hasta el lago.
Optamos por hacerlo con la agencia Uncle Sam. Caminas entre arrozales, subes montañas, las bajas y vuelves a subir y ves paisajes muy bonitos. La gente de la zona está más acostumbrada a los turistas que la de Hsipaw, pero el espíritu birmano sigue latente.
Antes de empezar el trekking en Kalaw nos dimos un masaje típico birmano (soy muy fan de los masajes asiáticos); dos hermanos de 60 años nos quitaron toda contractura habida y por haber y a la vez nos contaron su historia; cómo habían aprendido el oficio de su padre, y este del suyo, y habían vivido del trueque hasta hacía muy poco. Por 10 euros la hora fue una experiencia increíble (de la que además, salimos nuevos).

Datos de los masajistas :)

Datos de los masajistas 🙂

En el lago recomiendo alquilar unas bicis y explorar alrededor. Una excursión cortita es ir hasta el restaurante Bamboo Hut, el mejor de Myanmar para mi gusto, otro que probamos fue Thanakha Garden (riquísimo también).

En el lago podrás ver la típica foto hecha realidad de los hombres pescando de esa manera tan peculiar: con un pie en la barca y otro ayudándose para remar.

2 DÍAS: RECORRER EN BICI BAGAN

Como estábamos un poco hartos de bus, y en lo de viajar en pareja unas veces cede uno y otras el otro, decidimos comprar un vuelo hasta Bagan (si los coges con tiempo te salen por menos de 50$ y quizá te merece la pena ahorrarte el bus).
Bagan es una meseta con más de 2000 pagodas, estupas y templos repartidos por el terreno, lo que hace del lugar un sitio bastante diferente y bastante místico.
Lo más aconsejable es alquilarse una bici y recorrerlo; y mejor eléctrica pues las temperaturas en la zona suben hasta los 40º (nosotros el primer día pillamos bici normal y sudamos lo que no está escrito).

Dormimos en My bagan Residence by Amata Boutique (muy recomendable) y el restaurante que más nos gustó fue The Weather Spoon.

2 DÍAS BASTAN EN YANGON

De Bagan pillamos otro vuelo a Yangon, la ciudad más grande y «cosmopolita» -si este adjetivo puede aplicarse a Myanmar- del país. Es una ciudad decadente, muchos dicen que se parece a La Habana, y un poco caótica. Es famosa la Pagoda Shwedagon. Enooorme, llena de fieles -ellos entran gratis y los turistas pagamos 8 dólares- y un lugar históricamente muy importante para los birmanos. Yo no supe ver su encanto y me pareció más que un lugar sagrado, un parque temático (dentro hay hasta cajeros automáticos).

(En Yangon me despedí de Dani, y me interné en el Centro de meditación Jhoti Vipassana durante 12 días. He contado mi experiencia aquí)

PERO LO QUE DE VERDAD ME ENAMORÓ DEL PAÍS BIRMANO FUE:

SU GENTE
Y ya me lo habían dicho, pero no es hasta que vas allí y lo experimentas que de verdad te enamoras de la generosidad, amabilidad, inocencia y pureza de los birmanos. Los más acogedores de todo mi viaje. Los más auténticos, y los que menos me han tratado como una cartera con patas.
Hay más de 18 etnias, dialectos y costumbres diferentes en todo el país. La historia no les es favorable a la sonrisa que casi todos tienen puesta siempre en la cara. Y la espiritualidad del país se aprecia en su mirada tranquila.

img_8874

img_8698

SU GASTRONOMÍA
Verduras siempre. Legumbres casi siempre también. Influencias hindúes en sus ricos curries, y asiáticas en sus arroces y salsas. Platos tan especiales como la ensalada de hojas fermentadas de té verde que comen de postre. Puedo decir que la gastronomía birmana, aunque sencilla y no muy elaborada, se ha convertido en mi favorita de toda Asia; superando a la vietnamita, que ya era difícil.

Ensalada vegana triple: de hojas de té verde fermentado, de algas blancas y de jengibre

Ensalada vegana triple: de hojas de té verde fermentado, de algas blancas y de jengibre

ESPIRITUALIDAD Y BUDISMO POR TODOS SITIOS
Aunque hay mucho de parque temático, yo sentí en muchos sitios la espiritualidad del país birmano. No la religiosidad, eso es otro cuento. Es un país muy tranquilo, si prestas atención sientes la paz de sus gentes, la serenidad, y la armonía que se respira en el aire.

En las mañanas los monjes recogen la limosna de la que viven

En las mañanas los monjes recogen la limosna de la que viven

 

Podría contar unas cuantas historias más del país pero creo que con esto podré convencerte un poco más a organizar tu próximo viaje. Si tienes alguna duda, o quieres alguna recomendación más, no dudes en escribirme y contarme. ¿Te has decidido ya? ¿has visitado ya Myanmar? ¿te gustó tanto como a mí? Puedes comentar más abajo y compartir tu experiencia. Acuérdate, compartir es vivir 😉

 

TAGS

LEAVE A COMMENT

BEA
Around the World

Soy Bea, y estoy cumpliendo mi sueño. He vivido en varios puntos del planeta. He dejado Madrid, mi trabajo y mi vida cómoda para irme a dar la vuelta al mundo. Sin billete de vuelta cerrado y como “viaje exterior e interior”.