CÓMO SUPERAR EL MIEDO A VIAJAR Y LAS MARAVILLOSAS LECCIONES DE VIAJE. Capítulo 2: Viajar sola NO es estar sola - Millennial On The Road CÓMO SUPERAR EL MIEDO A VIAJAR Y LAS MARAVILLOSAS LECCIONES DE VIAJE. Capítulo 2: Viajar sola NO es estar sola - Millennial On The Road
Desarrollo personal Viajes

CÓMO SUPERAR EL MIEDO A VIAJAR Y LAS MARAVILLOSAS LECCIONES DE VIAJE. Capítulo 2: Viajar sola NO es estar sola

By on 15 marzo, 2016


You cannot be lonely if you like the person you’re alone with. Wayne Dyer

Hace ya dos meses que dejé la comodidad de casa y la compañía de la familia y amigos para aventurarme sola por el mundo a no saber dónde ni cómo amaneceré mañana. Hace dos meses que no me queda otra que confiar en desconocidos, hacer amigos que duran 3 días, dormir en camas ajenas, comer lo que me ponen por delante y estar expuesta a cientos de enseñanzas diarias que estimulan mi intelecto, mi concepción de los humanos y mi visión del mundo.

Llevo visto y aprendido tanto en estos dos meses que es casi abrumador: mar, nieve, montaña, cordillera, desierto, ciudad, campo, más océano… pero más importante que todo lo que voy apreciando de afuera es más valioso lo que voy aprehendiendo de dentro. Ser mochilera, (además de las connotaciones hippy, sucio y otras nada acertadas que pueda llegar a tener y con las que no me identifico) es una actitud. Es dejar de ser turista para convertirte en viajera. Es tener la seguridad e incertidumbre de solo tener todo lo que necesitas en una mochila (por muy oxímoron que parezca la afirmación). Es la actitud de mirar a tu viaje. El viaje se convierte en algo más allá que el descubrimiento de un sitio nuevo, el viaje per se es una manera de mirar, de entender y ver la vida.

Reflexionaba el otro día con mi mejor amiga que al final, esto de estar sola o decidir sentirte sola, es solo una actitud, una manera de enfrentarte al día a día. Por eso, las líneas que hoy comparto pretenden reflejar mi actitud ante mi viaje. Viajo sola, sí, y viajo sola porque he elegido hacerlo sola, pero eso no significa que esté sola, o me encuentre en soledad (no deseada). Así que si te estás planteando un viaje solo o sola, si te encuentras solo rodeado de todo el mundo o si simplemente quieres ver como veo yo mi soledad elegida, keep reading my friend.

VIAJAR SOLA NO ES ESTAR SOLA, AQUÍ MIS RAZONES

Being in a crowd when you are alone is ignorance. A feeling of oneness in a crowd is a sign of wisdom. Being alone in a crowd is enlightenment. SriSri Ravi Shankar

Puede parecer curioso pero pocas veces en mi vida me he sentido tan acompañada y arropada como me siento en mi viaje y en este período de soledad elegido:

ME TENGO A MÍ

Uno nunca está solo si está a gusto con la persona con la que está en soledad. Y la primera persona con la que estamos en soledad somos nosotros mismos. Me tengo a mí. Y tú te tienes -antes que nadie- a ti mismo; Y te gustes más o menos, eres tú para ti mismo el que te va a acompañar hasta el mismísimo último momento.

Es a mí a la que más le duelen mis penas, y la que más vive mis alegrías. Es a ti a quien más le duelen y alegran las tuyas. Por eso yo elijo -y en especial en este viaje- estar con la versión más fuerte, entera y valiente de mí misma. Atrás queda cualquier versión triste o abandonada en soledad.

Es cierto que el humano es un ser gregario que necesita de otros para vivir, y la soledad, a veces no elegida y dolorosa, es algo que se siente por dentro y que parece que poco tiene que ver con el número de personas que nos acompañen o rodeen, pero creo que hay mucho de decisión en nuestros sentimientos y está en nosotros tirar por un camino o coger el otro.

Yo he decidido tenerme a mí, estar acompañada en todo momento por mí misma y parece que por el momento me da mucha de la compañía (y valor) que necesito. ¿Te has parado a reflexionar sobre qué versión de ti mismo decides que te acompañe en tu viaje, esto es, en tu vida? ¿eliges la versión llena de miedos y prejuicios? ¿has elegido la versión fuerte y valiente? ¿estás eligiendo estar con tu yo más aventurero y vivo? ¿has pensado que eres tú quien controla tu soledad?

TENGO A MIS SERES QUERIDOS

Tengo a mi familia, a mi mejor amiga, y a mi novio aquí conmigo. Por fantástico que suene, así lo siento y así creo que también lo sienten ellos. Al pasar temporadas largas fuera de casa te das cuenta que sentir a las personas que quieres cerca es solo cuestión de sentimientos y no realidades físicas. Es decir, a veces pasa que puedes estar a un metro de una persona y sentirla muy lejos, o por el contrario tener un océano y un continente de por medio entre tú y otra persona y sentirla contigo.

La mayoría de mis triunfos diarios, mis reflexiones, mis nuevos amigos y descubrimientos los comparto con las personas que me quieren y a las que quiero (y seguimos haciéndolo en la distancia). Además, hoy gracias a la tecnología y a la evolución de la comunicación puedo hacerlo casi al momento. Y esto ayuda todavía más a sentirlos cerca y sentir su protección y cariño.

Decía Viktor Frankl que quien tiene un sentido por el que vivir, sobrevive. Yo, por mi madre, tengo que volver, algún día, viva. Así que ella (o yo por ella, aquí) me encargo de cuidarme.

TENGO A LOS QUE VOY ENCONTRANDO EN MI CAMINO

Viajar es una metáfora muy bonita de la vida (por eso me gusta tanto a mí, viajar-y-vivir-vivir-y-viajar, lo mismo da). En el camino, en el de viajar y en el de vivir, encontramos personas que nos ayudan, nos acompañan, nos enseñan, otras nos inspiran y otras, por hacernos pasar por alguna situación menos placentera, nos hacen crecer de golpe y aprender valiosas lecciones. Todas las personas que nos cruzamos en nuestro viaje vienen para regalarnos alguna enseñanza, está en nosotros aprenderla o no.

Viajar te hace ver la verdadera bondad de las personas. Muchas más personas de las que piensas te ofrecen sin pedirte nada a cambio, te cruzas con personas que te cuidan sin conocerte, y que te dan consejos por lo bello que es compartir y no buscando likes o ser más popular en las redes.

TENGO LAS REDES SOCIALES Y A MIS LECTORES

Y aunque me sorprenda muchísimo reconocerlo, puesto que nunca fui usuaria activa de las redes sociales, es genial el impulso y compañía que me llega de personas a las que aún no les pongo cara, con las que nunca he compartido un café o de las que no sé ni su nombre. Los comentarios, likes, o emails que recibo me animan a seguir compartiendo y dejar ver lo que estoy haciendo.

La felicidad solo es real cuando es compartida. Christopher McCandless, Into the Wild.

Sobre pasar un tiempo en soledad, solo puedo decir que trae aprendizajes que te hacen cuestionar y plantearte muchas de tus normas, creencias y tendencias personales. El aprendizaje que nos trae estar con nosotros mismos, ya sea durante 10 días de retiro en silencio, un mes en tu casa dedicándote principalmente a conocerte o un año viajando, es algo por lo que deberíamos pasar todos los humanos para hacernos mejor y hacer mejor. Cuando uno se acepta, se quiere, y se soporta, es mucho más fácil hacer todo esto con los demás. Es tal la responsabilidad y el valor que se adquiere para vivir el día a día que los miedos se van rápido achantando y diluyendo. La vida es tuya, y así la sientes de verdad.

El decidir estar en soledad, o estar con uno mismo, como yo prefiero sentirlo, es un camino de exploración, de autoconocimiento y autodescubrimieto. ¡Y qué de cosas aprendemos de nosotros!

Conócete a ti mismo dice el aforismo griego; yo le añado, atrévete a conocerte viajando y te conocerás más y mejor (y te lo pasarás bomba).

Ahora me gustaría escucharte a ti: ¿Te has planteado algo de todo esto? ¿te atreves a estar contigo mismo? ¿te paras a hacerlo? ¿qué versión de ti eliges? ¿y cuál ofreces? ¿cuáles son tus reflexiones sobre este tema? ¿crees que es importante?

Y otra vez, GRACIAS, gracias por ser parte de mi compañía, apoyo y valentía.

Acuérdate, compartir es vivir (y ser feliz) 😉

TAGS
4 Comments
  1. Responder

    Juan Carlos

    16 marzo, 2016

    Las lecturas de tus vivencias me hacen respiarar aire fresco. Muchas gracias por compartir esta experiencia con todos nosotros. Cuídate. Un beso.

    • Responder

      Bea

      17 marzo, 2016

      Gracias JC! A mí me anima mucho teneros ahí. Un abrazo muy fuerte!

  2. Responder

    Esperanza

    18 marzo, 2016

    Te estoy leyendo y me está dando mucha envidia. Es uno de los anhelos que siempre he tenido. No descarto hacerlo algún día. Mientras tanto estoy disfrutando de tu viaje haciéndolo propio, haciéndolo mío. Gracias por hacerme vivir tu experiencia. Besos.

    • Responder

      Bea

      3 abril, 2016

      Gracias, Esperanza! Nunca es tarde, ya sabes 😉 Por todos lados me encuentro a viajeros de todas las edades y con vidas de lo más variopintas. Todo es querer.
      Y pasar a la acción.
      Un abrazo!

LEAVE A COMMENT

BEA
Around the World

Soy Bea, y estoy cumpliendo mi sueño. He vivido en varios puntos del planeta. He dejado Madrid, mi trabajo y mi vida cómoda para irme a dar la vuelta al mundo. Sin billete de vuelta cerrado y como “viaje exterior e interior”.